Durante el adiestramiento canino en Alcobendas nos hemos dado cuenta de que un perro como Jordi tiene posibilidades de recuperación. En realidad todos los perros tiene posibilidades de recuperación pero no en el tiempo que se ha recuperado Jordi. Aún estamos asombrados de lo fascinante que es este perro, jamás hasta ahora en ningún adiestramiento de perros habíamos visto tal evolución, cuando creíamos que lo habíamos visto todo en perro de estas características viene Jordi y ZASS en toda la boca.

El adiestramiento canino en Alcobendas es un claro ejemplo de que nunca podemos dar nada por sabido, pese a nuestro error por llamarlo de alguna manera realizamos un trabajo finísimo y a día de hoy es un perro que merece la pena disfrutar, es verdad que lo perros sensibles son nuestra especialidad pero ha sido muy difícil trabajar con el. Los primeros días fueron duros, un  perro de su tamaño puede provocar lesiones muy graves y si no tomas las precauciones debidas puedes arrepentirte de por vida.

Siempre que vamos a trabajar un perro de estas características quieres hacerlo lo mejor posible por su bien, pero siempre sin sobrepasarnos, la agresividad no se combate con agresividad, simplemente hay que hacerle saber que no somos una amenaza y tratarlo de la forma más dulce posible, sin emitir ningún tipo de estímulo que pueda molestarle.

Por supuesto no puedo evitar recordar el caso que le ocurrió a un amigo, este era muy parecido en todos los sentidos, cuando en las residencias caninas Madrid nos hablan de perros con un alto porcentaje de morder no podemos dejar de pensar que puede que no se este haciendo algo bien.

De todos modos esperamos que siga mejorando y dentro un poco tiempo pueda volver a visitarnos en nuestro centro canino.