En esta ocasión hemos tenido el placer de poder trabajar junto a Lucas, este precioso Setter Ingles es un amor de perro, su capacidad para hacernos reír sin parar es única, durante todo el adiestramiento canino en San Sebastian de los Reyes hemos podido comprobar que sus dueños quieren con locura a su perro.

La historia de Lucas es algo triste, este perro fué abandonado a su suerte sin agua y comida en un caluroso verano, pero por suerte después de varios días abandonado encontró a sus verdaderos y definitivos dueños, mientras su dueño pescaba en una charca donde suele pasar los domingos en compañía de su familia apareció Lucas totalmente sediento y hambriento, después de estar un gran periodo de tiempo bebiendo agua Lucas se acercó sigilosamente pidiendo un trocito de bocata, claro está que no solo se le dió un trozo de la merienda sino que se terminó el solo toda la merienda. Presentaba un avanzado estado de desnutrición y al llegar el final del día sus dueños actuales no se pudieron resistir y acercaron a Lucas al veterinario para que comprobara si tenía microchip, la sorpresa es que tenia una rajita en la parte donde suelen llevarlo, seguramente se lo habrían quitado para que no relacionaran a su antiguo dueño con Lucas. Desde entonces Lucas ha estado en casa ya que en el mismo veterinario se decidió sobre su adopción.

Es una historia bonita pero lamentablemente existen demasiadas historias así en Madrid y en el resto de España. A parte de contar la historia de Lucas vamos a pasar a hablar sobre el adiestramiento canino que le hemos realizado al bicho.

Trabajo de nuestro adiestrador canino en Madrid

Nuestro adiestrador canino en Madrid no lo ha tenido nada fácil pese a que Lucas se a portado muy bien, el antiguo trabajo de Lucas era cazar y esto a supuesto que tengamos que quebrarnos la cabeza para poder dar con la tecla. El problema no estaba en que cazara sino que se escapaba constantemente buscando caza, como es lógico a sus dueños les aterraba el hecho de que Lucas se escapara y nunca más volvieran a saber de él. Pasados unos cuantos malos tragos esperando encontrar a Lucas después de una escapada sus dueños decidieron llamarnos para ver si podíamos hacer algo con este problema, y vaya si lo hemos hecho, ahora tenemos un alto porcentaje de que Lucas no se vuelva a escapar, luchar contra el instinto no es tarea nada fácil, sobre todo cuando el instinto es el de caza, pero como buenos compañeros hemos aprendido a cazar juntos y explorar juntos, ahora todos estamos más tranquilos sabiendo que Lucas no se escapará de nuevo. A parte de este problema no había muchas más cosas que preocuparán a sus dueños por lo que nuestros adiestradores caninos se dedicaron al perfeccionamiento de la obediencia para conseguir un mayor control en todo tipo de situaciones y como hemos dicho al principio dedicamos parte de este tiempo a estimular su olfato.

Ha sido un auténtico placer poder trabajar con el y con sus dueños (Paco y Rosa) con los cuales nos hemos sentido como en casa durante todo el trabajo. Estamos deseando que lleguen las vacaciones para poder ver otra vez a Lucas en la residencia canina de Madrid o al igual que el año paso en la residencia de Ciudad Real residenciacaninaciudadreal.es donde se lo paso muy bien, este pequeñajo se hace querer.